Casas de piedra y pizarra, sobre abruptos terrenos

El municipio también es un excelente lugar para ser utilizado como centro de operaciones para conocer las alquerías y aldeas de las Hurdes, caracterizadas por su singularidad y la autenticidad que les proporcionó el permanecer inaccesibles y remotas durante años.

Aceitunilla, El Gasco y Riomalo de Abajo son algunos de estos enclaves perdidos que salpican los valles de las Hurdes, dónde podrá conocer la arquitectura típica hurdana.